Principios de Yoga por Yoica Yoga

Principios de Yoga por Yoica Yoga

El yoga no es un deporte, tampoco es una religión. Realmente es un estilo de vida que va mucho más allá de las paradas de manos, torsiones y splits que vemos en Instagram. 

La finalidad de esta práctica milenaria es enseñarnos a mitigar las fluctuaciones de nuestra mente. ¿Qué quiere decir eso? Es una práctica que nos ayuda a que seamos conscientes de las cosas que pensamos de nosotros mismos, de los demás y de las situaciones generales de la vida, que algunas veces son perversas porque pareciera que le hubiéramos alquilado un espacio de nuestro cerebro a nuestro peor enemigo. También trae múltiples beneficios físicos ya que nos enseña a relajarnos de manera consciente a través de la meditación y las posturas físicas, algo ideal para dormir y descansar verdaderamente (ideal si es sobre un colchón Boxi).

El yoga está compuesto por ocho ramas recopiladas por Patañjali (250 AC) en sus textos sagrados llamados Los Yoga Sutras. Estas ocho ramas interrelacionadas son los pasos progresivos que nos ayudan a superar los obstáculos de nuestro desarrollo espiritual; las aflicciones del cuerpo y las fluctuaciones de la mente y así llegar a la autorrealización. Algo así como un viaje por la pirámide de Abraham Maslow.

La primera rama a la que te puedes agarrar para entrar en este camino espiritual y físico se llama Yamas y Niyamas y son los principios morales de conducta hacia nosotros mismos y los demás.

Los Yamas son 5 principios de respeto hacia los demás que si logramos interiorizarlos en nuestra vida y recordarlos cada vez que nos despertemos nos ayudarán a vivir mucho mejor.

1.     Ahimsa: La no violencia. No solamente nos dice que nos contengamos de golpear a los demás (algo básico) sino de cuidar lo violentos que podemos ser con nuestras palabras y pensamientos. Ten en cuenta que no estamos hablando únicamente de personas, nos estamos refiriendo a todos los seres del universo.

2.     Satya: El valor de la verdad, aprender a ser honestos y a decir las cosas sin lastimar. No exagerar, suponer o chismosear. Ten en cuenta que mucho de lo que decimos es innecesario.

3.     Asteya: No robar, respetar y cuidar lo que le pertenece a los demás.  No estamos hablando solo de lo material, sino del tiempo, la energía, personas, mascotas, plantas, ideas, trabajo, tierra, agua, etc.

4.      Brahmacharya: Aprender a controlar los sentidos.Es soltarte de la corriente arrasadora de tus deseos de placer con la comida y el sexo, entre otras.

5.     Aparigraha: No acumular innecesariamente, vivir en total desapego por lo material y humano. Aceptar que realmente nada nos pertenece, aprender a abrazar y soltar cuando sea necesario dejar ir.

Esta primera parte de las ocho ramas del yoga nos muestra que la práctica del yoga realmente comienza cuando termina la clase, salimos del tapete y nos enfrentamos a la vida real. La práctica comienza cuando somos capaces de ver a los demás con compasión y amor. Yoga, desde lo etimológico significa unión, es la unión del cuerpo con la mente y el espíritu. Es reconocer que todos los seres vivos que hay en el universo estamos unidos y por ende todo lo que le hacemos al otro nos lo hacemos a nosotros mismos. Es una invitación abierta al amor por nosotros, por los demás y por absolutamente todo.

Recuerda que el 30 de enero tendremos una sesión de yoga y meditación en el #ViveBoxi Morning Yoga. Puedes participar por un cupo para este taller virtual en: http://bit.ly/Boxi-yoga.

Continuaremos con las demás ramas del yoga en nuestro próximo artículo.

Yoica, Yoga.

«Que todos los seres, en todas partes, sean felices y libres, y puedan los pensamientos, palabras y acciones de mi propia vida, contribuir de alguna manera a la felicidad y la libertad de todos.» (Mantra: LOKAH SAMASTA SUKHINO BHAVANTU)

Leave a Reply

Your email address will not be published.